18/11/17

"Abuso emocional" - imagen

"Abuso emocional" - imagen

17/11/17

30 signos de abuso emocional en una relación


30 signos de abuso emocional en una relación

30 signos de abuso emocional en una relación

A diferencia de los abusos físicos que asoman su fea cabeza en estallidos dramáticos, el abuso emocional puede ser más insidioso y difícil de alcanzar. En algunos casos, ni el agresor ni la víctima son plenamente conscientes de lo que está pasando.


lavidalucida.com.-por Tay

No hay nada más perjudicial para tu confianza y autoestima que estar en una relación emocionalmente abusiva. El escenario más obvio para el abuso emocional es en una relación íntima en la que un hombre es el agresor y la mujer es la víctima. Sin embargo, diversos estudios muestran que los hombres y las mujeres abusan de unos a otros en proporciones iguales, De hecho, el abuso emocional puede ocurrir en cualquier relación, entre padres e hijos, en las amistades, y con los familiares.


Qué es el abuso emocional

Entonces, ¿qué es el abuso emocional? Se trata de un patrón regular de la ofensa verbal, amenazas, intimidación, y crítica constante, así como tácticas más sutiles como la intimidación, la humillación y la manipulación. El abuso emocional se utiliza para controlar y subyugar a la otra persona, y muy a menudo se produce porque el abusador tiene heridas de la infancia e inseguridades con las que no ha lidiado. No aprendió mecanismos de afrontamiento saludables o cómo tener relaciones positivas y saludables. En cambio, se siente enojado, con dolor, miedo y sin poder.

Los abusadores masculinos y femeninos tienden a tener altos índices de trastornos de la personalidad, incluyendo el trastorno límite de la personalidad, trastorno de personalidad narcisista, y el trastorno de personalidad antisocial. Aunque el abuso emocional no siempre conduce al abuso físico, el abuso físico es casi siempre precedido y acompañado por el abuso emocional.

La víctima del abuso a menudo no ve el maltrato como abusivo. Ellos desarrollan mecanismos de defensa de negación y minimización con el fin de lidiar con el estrés. Pero los efectos del abuso emocional a largo plazo pueden causar un trauma emocional grave en la víctima, incluyendo la depresión, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático.

Si no estás seguro de lo que constituye este comportamiento dañino, aquí hay 30 señales de abuso emocional.


30 signos de abuso emocional en una relación

1. Te humillan, te bajan de nivel, o se burlan de ti delante de otras personas.

2. Regularmente degradan o hacen caso omiso de tus opiniones, ideas, sugerencias o necesidades.

3. Utilizan el sarcasmo o “tomadura de pelo” para bajarte de nivel o hacer que te sientas mal contigo mismo.

4. Te acusan de ser “demasiado sensible” con el fin de desviar sus comentarios abusivos.

5. Tratan de controlarte y te tratan como un niño.

6. Te corrigen o castigan por tu comportamiento.

7. Sientes que necesitas permiso para tomar decisiones o ir a alguna parte.

8. Tratan de controlar las finanzas y cómo se gasta el dinero.

9. Menosprecian y empequeñecen tus logros, tus esperanzas y sueños.

10. Tratan de hacerte sentir como si siempre tuvieran la razón, y tú estás equivocado.

11. Te dan desaprobación o miradas despectivas o lenguaje corporal.

12. Señalan regularmente tus defectos, errores o fallas.

13. Te acusan o culpan de cosas que sabes que no son ciertas.

14. Ellos tienen una incapacidad para reírse de sí mismos y no se pueden tolerar que los demás se rían de ellos.

15. Son intolerantes de cualquier aparente falta de respeto.

16. Hacen excusas por su comportamiento, tratan de culpar a los demás, y tienen dificultades para disculparse.

17. Cruzan varias veces sus fronteras e ignoran tus peticiones.

18. Te culpan de sus problemas, dificultades de la vida, o infelicidad.

19. Te llaman nombres, te etiquetan desagradablemente, o hacen comentarios hirientes sobre ti.

20. Son emocionalmente distantes o no están disponibles emocionalmente la mayor parte del tiempo.

21. Recurren a poner mala cara para llamar la atención o conseguir lo que quieren.

22. No te muestran empatía o compasión.

23. Juegan a la víctima y tratan de desviar la culpa hacia tí en lugar de asumir la responsabilidad personal.

24. Se desenganchan o usan la negligencia o abandono para castigarte o asustarte.

25. No parecen darse cuenta o preocuparse por sus sentimientos.

26. Te ven como una extensión de ellos mismos en lugar de como un individuo.

27. Niegan el sexo como una forma de manipular y controlar.

28. Comparten información personal sobre ti con otros.

29. Invalidan o niegan su comportamiento emocionalmente abusivo cuando se enfrentan.

30. Hacen amenazas sutiles o comentarios negativos con la intención de asustar o controlar.


El primer paso del abusado es reconocer el abuso

El primer paso para los que están siendo abusados emocionalmente es reconocer que está sucediendo. Si reconoces cualquiera de estos signos de abuso emocional en tu relación, necesitas ser honesto contigo mismo para que puedas recuperar el poder sobre tu propia vida, detener el abuso, y comenzar a sanar. Para aquellos que han sido minimizados, negar y ocultar el abuso, esto puede ser un primer paso doloroso y aterrador.

El estrés del abuso emocional con el tiempo se pondrá al día contigo en la forma de enfermedad, trauma emocional, depresión o ansiedad intensa. Simplemente no puedes permitir que continúe, incluso si esto significa poner fin a la relación. Un consejero con licencia que esté entrenado en relaciones abusivas, puede ayudarte a navegar el dolor y el temor a dejar la relación y trabajar contigo para reconstruir tu autoestima.

¿Puede cambiar un abusador emocional? Es posible si el abusador desea profundamente el cambio y reconoce sus patrones de abuso y los daños causados por ellos. Sin embargo, los comportamientos aprendidos y sentimientos de derecho y el privilegio son muy difíciles de cambiar. Los abusadores tienden a disfrutar del poder que sienten por el abuso emocional, y como resultado, un porcentaje muy bajo de los abusadores pueden cambiar.

Según Lundy Bancroft, autor del libro “¿Por qué hace eso?: Qué hay dentro de la mente enojada y controladora de los hombres”, aquí están algunos de los cambios que un abusador (ya sea hombre o mujer) tiene que hacer para iniciar la recuperación:

  • Admitir plenamente a lo que han hecho.
  • Dejar de poner excusas y culpar.
  • Hacer las paces.
  • Aceptar la responsabilidad y reconocer que el abuso es una elección.
  • Identificar los patrones de control de la conducta que utilizan.
  • Identificar las actitudes que impulsan su abuso.
  • Aceptar que la superación de carácter abusivo es un proceso de décadas – no declararse “curado”.
  • No exigir crédito para mejoras que han hecho.
  • No tratar avances que haya hecho como vales para gastar en actos ocasionales de abuso (ej. “No he hecho nada como esto en mucho tiempo, así que no es un gran problema).
  • Desarrollar comportamientos respetuosos, amables y de apoyo.
  • Llevar su peso y compartir el poder.
  • Cambiar la forma en que responden a la ira y quejas de su pareja (o ex pareja).
  • Cambiar la forma en que actúan en conflictos fuertes.
  • Aceptar las consecuencias de sus acciones (incluyendo no sentir lástima por sí mismos acerca de las consecuencias, y no culpar a su pareja o los niños por ellos).


Cómo recuperar tu poder a corto plazo

Si el abusador emocional en su relación no está interesado en el cambio, y tú no estás en condiciones de abandonar la relación de inmediato, aquí están algunas estrategias para la recuperación de tu poder y autoestima a corto plazo:

Pon primero tus propias necesidades. Deja de preocuparte por proteger al abusador. Cuídate a ti mismo y tus necesidades, y deja que la otra persona se preocupe por ella misma – incluso cuando trate de manipularte y controlar tu comportamiento.

Establece algunos límites. Dile a tu abusador que él o ella ya no pueden gritarte, llamarte por nombres, ser grosero contigo, etc. Si se produce el mal comportamiento, hazles saber que no vas a tolerar y deja la habitación o entra en el coche y conduce hasta la casa de un amigo.

No te involucres. Si el abusador trata de pelear o ganar una discusión, no te sumas en la ira, en el exceso de explicarte a ti mismo, o en excusas para tratar de calmarlo a él o ella. Hemos de tener tranquilidad y alejarnos.

Date cuenta de que no puedes “arreglarlos”. No se puedes hacer que esta persona cambie o razone su camino en su corazón y mente. Ellos son los que deben de querer cambiar y reconocer la calidad destructiva de su comportamiento y palabras. Sólo te sentirás peor de ti mismo y de la situación por las repetidas “intervenciones”.

Tú no eres el culpable. Si has estado arraigada en una relación abusiva por un tiempo, puede ser una locura. Comienzas a sentir que algo debe estar mal contigo desde que esta otra persona te trata tan mal. Comienza a reconocer que no eres tú. Este es el primer paso hacia la reconstrucción de su autoestima.

Busca apoyo. Habla con amigos de confianza y familiares o un consejero sobre lo que está pasando. Aléjate de la persona abusiva tan a menudo como sea posible, y pasa tiempo con aquellos que te aman y apoyan. Este sistema de apoyo te ayudará a sentirte menos solo y aislado, mientras que todavía lidias con el abusador.

Desarrolla un plan de salida. No se puede permanecer en una relación emocionalmente abusiva siempre. Si las finanzas, o hijos o alguna otra razón válida te impide salir ahora, desarrolla un plan para salir lo más pronto posible. Comienza a ahorrar dinero, busca un lugar para vivir, o planifica una demanda de divorcio si es necesario para que puedas sentirte más en control y poder.

El abuso emocional es una forma de lavado de cerebro que erosiona lentamente el sentido de la autoestima, la seguridad y la confianza de la víctima en sí mismos y los demás. En muchos sentidos, es más perjudicial que el abuso físico, ya que se desintegra lentamente el propio sentido del yo y de valor personal. Se corta a la esencia de tu ser esencial, que puede crear cicatrices psicológicas de por vida y dolor emocional.

15/11/17

Encantadores de serpientes: el psicópata integrado en las relaciones de pareja [15-11-17]


Encantadores de serpientes: el psicópata integrado en las relaciones de pareja

Encantadores de serpientes: el psicópata integrado en las relaciones de pareja
 La violencia de género sigue estando en la primera línea de la criminalidad cotidiana de forma permanente. No hay semana en la que no se abran telediarios y titulares de prensa con el asesinato de alguna mujer a manos de su pareja o expareja. Son los casos más graves y llamativos, esos que atraen la atención de los medios de comunicación. Sin embargo, soterradamente, tras esos titulares de la crónica más negra de la cotidianeidad, se esconden otros muchos casos, menos mediáticos, que constituyen e integran el grueso magro de esta grave problemática social.

A pesar y aparte de la ideación machista común, que todavía forma parte de la fotografía más corriente de la realidad de cada día en centenares de miles de espacios comunes de interacción entre hombres y mujeres, prevenir esta terrible lacra sigue resultando un proceso especialmente complejo debido a la multitud de factores que conforman el retrato robot del agresor de género, en el marco de una sociedad que todavía sigue tolerando actitudes y posiciones no igualitarias entre hombres y mujeres de forma muy determinante, y que precisamente por la plasticidad y camuflaje de esa estructura atávica, dificultan y atenúan la visibilidad clara y diáfana de un problema troncal en la conformación de la democracia real de nuestra sociedad presente y futura

 Se sigue “disculpando” a los agresores de género diciendo que “tienen este y aquel otro problema” y muchas veces tirando mano del diagnóstico fo
rense. Cada vez hay más diagnósticos con la etiqueta “trastorno de personalidad”, lo que no deja de ser una forma de afirmar que hay una especie de grupo mayoritario de agresores “normales”, contrapuesto a aquel otro de “agresores con trastornos de la personalidad”.

En referencia a estos últimos, cabe decir que no todos los trastornos de la personalidad pueden relacionarse de manera directa con el ejercicio de la violencia, pero que si hay uno que es proclive en mayor medida es el conocido como psicopatía.

Durante más de una centuria, la comunidad científica ha dedicado muchos esfuerzos en definir el concepto de psicopatía. Un largo y tortuoso camino de “dimes y diretes” que encontró una meta, al menos provisional, en el año 1991, cuando quedó establecido por el psicólogo criminalista norteamericano Robert Hare el concepto de psicopatía más ampliamente aceptada.

Hasta entonces, desde Pinel, quien definió la psicopatía como “manía sin delirio”, hasta llegar a Cleckley, que fue el primero en afirmar aquello de que “ni son todos los que están las cárceles, ni están todos los que son en los psiquiátricos”, la ciencia de la Criminología ha recorrido un largo camino que, en realidad, no ha hecho más que empezar.

Lejos del ámbito científico, cuando alguien pronuncia la palabra “psicópata”, suscita en el imaginario común un estereotipo que ya no es uno y único (la imagen de un despiadado asesino que tantas veces queda reflejado en películas y series de televisión), sino que en estos momentos, podemos afirmar que hay muchos psicópatas que no desarrollan una carrera delictiva o criminal en el sentido clásico, sino que han sabido integrarse en la zona de camuflaje de la gausiana campana de la normalidad, dando así a un emergente grupo de psicópatas socialmente integrados, diferenciándose netamente de los psicópatas criminales (serial killers, terroristas…) por su plasticidad para pasar desapercibidos dejando un reguero de muertos en vida a lo largo de sus vidas. Tres características les hacen especialmente temibles: su falta de empatía, su crueldad y su ausencia de remordimientos y sentimiento de culpa. En eso son idénticos a los psicópatas criminales, pero estos no son violentos de forma expresa, sino soterrada, mucha más violencia psicológica que física, mucha más manipulación intencional de las víctimas, sin levantar demasiadas sospechas. En suma: unos camaleones del enmascaramiento.

Es precisamente en el ámbito de las relaciones de pareja, donde hemos de visibilizar la presencia subclínica de estos psicópatas integrados. Querrán pasar desapercibidos mostrándose encantadores y modernos, para alcanzar sin demasiado esfuerzo el mismo objetivo de siempre: hacer de sus parejas unas bonitas marionetas en la cuerda. Incapaces de proporcionar una relación íntima basada en el amor, respeto, compromiso y fidelidad, la centrarán en la mentira, la manipulación y el control psicológico.

El psicópata integrado, en las relaciones de pareja, será incapaz de sentir las emociones básicas que conforman el espacio común de la interacción positiva entre hombres y mujeres, pero será capaz de representarlas y teatralizarlas en el día a día para confundir a la víctima en un juego macabro de máscaras y engaños. Son grandes actores, no lo olviden. El problema es que la sociedad muchas veces les sigue dando algún Oscar que otro.
 

13/11/17

5 frases que normalmente dice un psicópata y quizá ya las has escuchado

5 frases que normalmente dice un psicópata y quizá ya las has escuchado

5 frases que normalmente dice un psicópata y quizá ya las has escuchado

whatthegirl.com

Si tomamos en cuenta que casi el 1% de la población mundial son psicópatas, es muy probable que en más de una ocasión te hayas cruzado con uno. No necesariamente nos referimos a asesinos o sádicos sino a gente que esta muy ‘absorbida en sí misma’.

Es una lista muy larga la que señala el comportamiento que tiene una persona psicópata, sin embargo, Jackson MacKenzie, autor de ‘Psychopath Free’, reveló que este tipo de personas usan comúnmente algunas frases que lo delatan y aquí te las contamos:

1. “Sobreanalizas todo”

Los psicópatas tienen como objetivo hacerte dudar de tu intuición constantemente mediante la plantación de indirectas para hacerte sentir ansiosa y luego poder culparte por el hecho de que te sientas así”, indica MacKenzie.

2. “Odio el drama”

Suelen mostrarse como comprensivos y tolerantes al principio porque luego se aburren de esta actitud y sacan a relucir su verdadera personalidad mentirosa y tramposa. Esto podrás notarlo en el momento que les cuentes algún problema que tengas y su respuesta será que odian el drama y te minimizarán.

3. “Tú eres muy sensible”

A pesar de los elogios y halagos que te puedan decir durante el día, suelen desaparecer  hacerte sentir a ti la culpable de eso.

Ellos insultan, menosprecian y critican (casi siempre en forma de broma), empujándote hasta el límite para que les reclames. Después, voltearán tu reacción fabricada por ellos en contra tuya con la finalidad de que todo parezca una locura”, explica Jackson.

4. “Eres loca/bipolar/celosa/amargada/enamorada de mí”

Los psicópatas tienen una tendencia a decir que todo el mundo está loco por ellos. Así como a afirmar que sus exparejas, colegas y amigos están locos, son bipolares, celosos o amargados.

Ellos buscan destruir psicológicamente a cualquiera que pueda poner en peligro su ilusión de un mundo normal, por lo que en cuanto se sientan amenazados por ti, te insultarán con estos adjetivos.

5. “Me entendiste mal”

Eso se llama gaslighting –descaradamente hacer o decir algo, y luego culpar a la otra persona de tener una mala interpretación de eso (o negar que incluso lo dijo)”, revela MacKenzie.

Esto quiere decir que, si una persona te corrige un error real, no lo acusarías de psicópata. Sin embargo, si alguien fabrica tu reacción y después te acusa de entender mal las cosas, entonces sin duda lo es.

11/11/17

¿Psicópatas como detectores de mentiras? [11-11-17]


¿Psicópatas como detectores de mentiras?

¿Psicópatas como detectores de mentiras?

Los rasgos psicopáticos no dejan de suscitar interés. Uno de los post más leídos de mi blog ha sido el de: ¿Conoces a algún psicópata? Doce señales no verbales para identificarlos. Es un tema apasionante y por suerte muy estudiado por la comunidad científica.

Kevin Dutton, doctorado en psicología y miembro de la Royal Society of Medicine, así como investigador en la Universidad de Oxford, propuso una nueva aproximación al estudio de la mente psicopática. La idea le surgió de una forma muy curiosa. Estando en un aeropuerto se encontró con un compañero suyo con el que comentó, de forma desenfadada, cuan nerviosa se pone la gente cuando debe pasar por los detectores aunque no escondan nada.

Fue aquí cuando Dutton se preguntó, si un psicópata podría hacer un bien a la sociedad, trabajando, por ejemplo, en aeropuertos para detectar personas que están intentando esconder algo y que por lo tanto su forma de caminar, moverse y comportarse no es la habitual por encontrarse en una situación de vulnerabilidad y peligro. Ya vimos anteriormente cómo los psicópatas son expertos en elegir a sus víctimas a través de la comunicación no verbal de éstas, señales que les hacen pensar que serán “presas” fáciles.


El experimento:


Dutton seleccionó a 30 estudiantes universitaros, la mitad de los cuales habían puntuado alto en la Escala Autoinformada de Psicopatía, y la otra mitad bajo. Por otro lado, había cinco personas (amigos del investigador) que debían entrar por una puerta, y salir por la otra, cruzando de este modo toda la clase. De estos cinco había siempre uno que llevaba un pañuelo rojo.

Para aumentar la motivación de los impostores (los que llevan el pañuelo rojo), y el esfuerzo por pasar desapercibidos, el investigador daba 100 libras a los propietarios del pañuelo. De este modo, si conseguía pasar sin ser detectado podría quedárselos.

El propio investigador quedó impresionado con los resultados: Más del 70% de la muestra que puntuaba muy alto en la Escala de psicopatía detectaron correctamente a la persona que escondía el pañuelo, frente al 30% de los que puntuaron bajo.

¿Creéis entonces que los psicópatas podrían ser seres realmente útiles para el bien social? ¿Son humanos con capacidades y habilidades superiores al resto?

10/11/17

"Caiste en el engaño" - imagen

Caiste en el engaño de un psicopata

Un pequeño manual para defenderse del maltrato psicologico y del maltrato emocional.

Un pequeño manual para defenderse del maltrato psicologico y del maltrato emocional.

Un pequeño manual para defenderse del maltrato psicologico y del maltrato emocional.

contraelabusopsicologico.blogspot.cl.- Vicente Oscar Mier Vela

Este post es una continuación de una traducción que hice anteriormente, sobre los chivos expiatorios en las familias disfuncionales. La misma autora del artículo anterior ha escrito una lista de pasos concretos a seguir para salir del papel del chivo expiatorio.

Estos pasos me recuerdan a una terapia para superar la co-dependencia, creada por Ross Rosenberg. En la terapia de Ross, también hay varias instrucciones para defenderse del maltrato emocional y psicológico.

Además, me he topado con una terapia que se puede combinar con todo esto. Se trata de la Terapia Cognitivo Conductual, ó CBT por sus siglas en inglés. La CBT ayuda a inmunizarse contra el maltrato emocional y psicologico. Para defenderse de un agresor emocional hay que contestarle, y ser asertivos. Pero aveces esto no los detiene. Por eso hay que desarrollar nuestras propias defensas emocionales internas. De esa manera, aunque el agresor emocional siga atacándonos, a nosotros no nos dolerá, ya que nos habremos fortalecido emocionalmente. La CBT ayuda con este fortalecimiento emocional.

En específico, el libro de David Burns titulado "Sentirse bien: una nueva terapia contra las depresiones" (disponible en librerías Gandhi), contiene varias técnicas para fortalecer el autoestima y preparerse para enfrentar a los agresores emocionales. Esto también nos hace más fácil el contestarle a un agresor emocional, y ser asertivos con él.

Aquí está mi traducción del artículo que es la continuación a "El chivo expiatorio". El artículo original en inglés se titula "Try someone else" (intenta con alguien más):

"Intenta con alguien más

Cómo no caer en el papel del chivo expiatorio, cómo no ser el tapete, el tonto, el menospreciado.

1. Fórzate a andar erguido y a hablar con buen volumen y con claridad. No te encorves. Al principio es difícil, pero oblígate a hacerlo. Cada vez se vuelve más fácil.

2. Haz contacto visual y pregunta qué significa lo que te dicen las personas, pídeles explicaciones, pide favores, pregunta la hora, pide que te den las cosas en la mano, pide, pide, pide. Las personas que nunca piden consideración ó ayuda y siempre dicen que "sí" a todo, muestran señales de ser un "tapete humano" y no deberían sorprenderse cuando los demás asuman que también tolerarán el maltrato. Ser así te vuelve un blanco fácil para ser menospreciado y usado, y no solo por parte de abusadores. Te sorprendería ver cómo incluso las personas buenas y bien-intencionadas te pasan por alto y te faltan al respeto si te comportas como si no tuvieras necesidades, ni quejas, ni valor, ni pensamientos, ni opiniones, ni deseos, ni planes propios.

3. Practica decir que "No". De nuevo, solo hazlo. Si te sientes abrumado, prueba con cosas pequeñas primero, y después avanza hacia las situaciones más importantes. La única razón que necesitas es no querer. Solo di la palabra "no" y deja que la otra persona responda. Cuídate de la gente que, antes de pedirte algo, te pregunta "¿Vas a estar ocupado más tarde?", ó "¿Qué vas a hacer hoy en la tarde?", están a punto de acorralarte. Cuando alguien te aborde con algo como "¿Vas a estar ocupado el martes 12?", ten el hábito de responder inmediatamente "No estoy disponible, ¿porqué?" (siempre puedes cambiar de opinión después). Cuando le dices que "no" a las personas, eso les enseña a pedirte las cosas, y a no asumir que debes dárselas.

4. Debes saber que, mientras más complaciente y sumiso seas, menos respeto recibirás. Yo solía pensar equivocadamente que ser complaciente era lo mismo que ser amable. Después me di cuenta de que la mayoría percibe el ser complaciente como ser "manipulable", ó "sin valor". Me sorprendió percatarme de que la razón por la que se me trataba como mugre era mi propio comportamiento sumiso. Sorprendentemente, mientras más aprendía a decir que "no" y a poner límites, ¡Mejor me trataban las personas! Siempre pensé que si querías que las personas te trataran bien, tenías que ser complaciente y hacer las cosas que ellos querían ("Oh, ¿porqué no le importo a Fulanito? ¿Que no he sido suficientemente amable con él(ella)?") Así que intentaba ser todavía más amable, ¡y terminaba recibiendo MENOS respeto! Ahora se que si quieres que la gente te respete, debes mostrar algo de carácter.

5. No des más de lo que recibes siempre. Esto aplica al trabajo, los amigos, todo. 50% y 50% debe ser tu meta. Claro, aveces será 60/40 ó 70/30, pero EN AMBAS DIRECCIONES. Eso significa que aveces tú deberás recibir 70, y la otra persona 30. No que ellos sean quienes siempre reciban 70 y tú 30.

6. Aléjate si no estás satisfecho con una situación. Tu expectativa de vida es de entre 70 y 80 años. Muchos de esos años ya pasaron. La vida es demasiado corta para seguir intentando que personas imposibles y situaciones imposibles se adapten a ti. Aléjate y dirígete a donde parezca que encajes mejor. Recuerda que todos los demás también se están cuidando a sí mismos (ó deberían, ya que tienen ese derecho),

7. Aprende a primero decir "lo pensaré" como respuesta a las peticiones. Muchos chivos expiatorios y "tapetes humanos" primero dicen que "sí" a todo. y luego entran en pánico porque en realidad querían decir que "no", y ahora deben cumplir su palabra. Invierte eso, hazlo al revés. Siempre di que lo pensarás y que necesitas tiempo para considerarlo (sin excepción), y después ve y PIENSA en lo que realmente QUIERES hacer, y regresa con tu decisión. Cualquiera que me diga que no puede esperar a que yo considere algo recibe automáticamente un "NO" por respuesta. Recuerda que las personas controladoras te presionarán para que respondas rápido. Nunca lo hagas. Siempre responde lentamente. Tómate una hora, un día ó una semana. Eso le da tiempo a tu cerebro lavado para desprogramarse y considerarte a tí mismo.

8. Acepta que la imperfección existe en todas las cosas y todas las personas, incluyéndote a ti. Permite que tus amigos se equivoquen de vez en cuando, y ámalos de todos modos. Asegúrate de estar recibiendo lo mismo a cambio. La reciprocidad y la igualdad deben estar presentes tanto como sea posible.

9. Comienza a pensar acerca de ti mismo como si fueras alguien. Di tu nombre. Piensa acerca de lo que es importante para ti. Exprésalo. Averigua de qué se trata tu vida, y de qué quieres formar parte. Si tienes algo que es importante para ti, eso te ayudará a salirte de un pensamiento desordenado y a tener bienestar, porque comprometerte con algo te ayudará con tus malas costumbres (algo como ser un buen padre, hacer algo por tu comunidad, construir una mejor trampa para ratones, ó cualquier cosa que consideres importante, y que alimente tu alma).

10. Cuando alguien te maltrate, distánciate en defensa propia. Esto no quiere decir que seas un cobarde siempre. Solo significa que cuando te percates de que alguien carece de empatía, te usa, es narcisista, ó lo que sea - debes limitar tu exposición a esa persona lo mejor que puedas. No te sientes con ellos, si puedes, no trabajes cerca de ellos, no digas que "sí" a cosas que te pidan. Vuélvete callado, distante, desinteresado, no los mires mucho. Si es una situación laboral, y te ves obligado a tener contacto, limita el tiempo de contacto con esa persona, y evita conversaciones en privado. Habla de cosas importantes con esa persona únicamente en presencia de otros. Si no se trata de un compañero de trabajo, si no alguien en una fiesta, un amigo mutuo, vecino, extraño, etcétera, entonces da la media vuelta y aléjate de ahí. También mantente alejado del círculo de gente que rodea a esta persona. Estos individuos no están sanos, por más que te agraden, y te absorberán hacia su telaraña tóxica de manera peor que si hubieras contactado a la persona directamente, ya que habrá sido alguien agradable quien te habrá dado entrada al grupo. Te dará lástima abandonarles, y te sentirás todavía más atorado. Ellos deben aprender a cuidarse, de la misma forma que tú lo has hecho."