2/12/17

Quien bien te quiere te ofrecerá calma y certezas, pero jamás engaños

Quien bien te quiere te ofrecerá calma y certezas, pero jamás engaños

Quien bien te quiere te ofrecerá calma y certezas, pero jamás engaños

Aquel que te quiere sabe cómo eres y no intenta cambiarte, porque te acepta con tus virtudes y tus defectos y te apoya en cada una de tus empresas


mejorconsalud.com

Quien bien te quiere te hará reír, te dará felicidad y te ofrecerá certezas ahí donde residen tus miedos, tus inquietudes o tus tristezas.

Sabemos que no siempre es fácil encontrar a una persona madura emocionalmente, alguien que nos confiera esa seguridad auténtica donde no caben los engaños o las medias verdades.

Sin embargo, hay algo que debemos tener muy claro desde el principio: debemos ofrecer lo mismo que exigimos a los demás y, a su vez, ser muy firmes en aquello que merecemos.

Las relaciones afectivas son complejas, no hay duda.

Exigen de una gran inversión personal, de voluntad de crecimiento y de esa capacidad de ofrecer dignidad y felicidad a la persona amada, mientras nos cuidamos también a nosotros mismos.

Esas relaciones caracterizadas por la felicidad son también aquellas donde sentimos calma. Una dimensión mágica y excepcional que nos ofrece un gran bienestar y satisfacción.

Te proponemos reflexionar sobre el tema con nosotros.


Quien bien te quiere sabe escucharte

No es lo mismo oír que escuchar, eso es algo que todos sabemos. En el amor necesitamos, por encima de todo, ser escuchados y entendidos.

Necesitamos de esa intimidad cercana donde sentir que aquello que pensamos y expresamos es comprendido.
  • Algo que conviene recordar es que en cualquier relación no es obligatorio estar de acuerdo en todo. Lo que sí es necesario es ser entendidos y poder llegar a acuerdos.
  • A su vez, otro aspecto importante es “saber comunicar” y, ante todo, tener la habilidad de trasmitir en palabras el ovillo de nuestras emociones.

Es común, por ejemplo, contener enfados y hechos que nos molestan en silencio esperando que la otra persona “los adivine o los intuya casi por arte de magia”.

Debemos aprender a decir lo que nos molesta o nos preocupa cuando nos moleste o nos preocupe, y no cuando ya sea tarde.


Quien bien te quiere te dará confianza, no incertidumbres

Todos merecemos un amor entero, no una relación a medias y con clausulas como el “hoy te quiero, mañana me lo pienso y pasado debes hacer esto para que yo te muestre afecto”.

  • Nadie merece un amor basado en las incertezas, en chantajes o en el temor a que, a la mínima, la otra persona nos vaya a abandonar.
  • Ninguna relación sólida y madura se alza sobre arenas movedizas.

El amor maduro se erige en esa calma donde uno no tiene por qué temer a nada, donde no existe el miedo o la duda de si mañana seremos amados o si seremos merecedores del respeto del cónyuge.


Quien bien te quiere te apoyará

En nuestro espacio te hablamos muy a menudo de la necesidad de ser capaces de trazar nuestros destinos, de tener amor propio y esa seguridad personal donde trazar nuestro camino y decisiones sin tener en cuenta las opiniones ajenas.

  • Ahora bien, cuando mantenemos una relación de pareja tenemos un compromiso firme en el que invertimos cada día, en el que confiamos y que valoramos.
  • En toda relación afectiva necesitamos sentirnos apoyados.

Nos importa mucho lo que piense nuestra pareja y de ahí que cualquier crítica o desprecio hacia nuestros objetivos, deseos o aficiones suela vivirse de forma muy dolorosa.

Debemos tener muy en cuenta que querer a alguien es saber respetar y dar “luz” a esos proyectos personales de la otra persona. Es un modo de enriquecer la relación y dar alas al crecimiento personal de la pareja.


Quién bien te quiere no te alimentará con engaños


Quien te engaña, te traiciona o te regala mentiras en el día a día te ofrece un amor débil y caduco. No lo mereces, no lo necesitas y no te dignifica como persona.

  • Asimismo, algo que debemos recordar es que la persona que es capaz de mentir a alguien a quien –supuestamente– ama, no se quiere tampoco a sí mismo.  Porque lo que se ama se cuida como un bien precioso, como un tesoro delicado que hay que atender con atención y esmero.

  • Si has perdonado una mentira y al mentiroso, sé cauto y descubre si esas falsedades vuelven a repetirse.

Es importante que no nos acostumbremos a perdonarlo todo, porque, de lo contrario, la otra persona se verá en el derecho de causarnos daño porque no sabemos poner un límite claro y valiente.


Quien bien te quiere te amará por como eres, no te obligará a cambiar


Quien bien te quiere te adorará con cada uno de tus matices, de tus particularidades, defectos, formas y hermosas virtudes.
  • No debemos olvidar nunca este sencillo principio. Porque al igual que nadie tiene derecho a exigirnos cosas que van en contra de nuestra identidad y valores, tampoco nosotros le pediremos a la otra persona que sea algo que no es.
  • Ama y exige que te amen de forma auténtica, por como eres, por lo que te define y por lo que tienes.

No caigas jamás en las falsas apariencias solo por agradar, porque lo único que conseguimos en estos casos es perder la autoestima.

Ten siempre muy en cuenta estos principios en tus relaciones personales, ya que te serán de gran ayuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario