26/4/18

¿Por qué el dolor es tan intenso y duradero luego del abuso sociopático? 26 de abr. de 2018


¿Por qué el dolor es tan intenso y duradero luego del abuso sociopático?

¿Por qué el dolor es tan intenso y duradero luego del abuso sociopático?


sobreviviendoapsicopatasynarcisistas.wordpress.com

Es probable que te hayas preguntado el porqué de un dolor tan intenso y que se prolonga en el tiempo. Todos nosotros hemos conocido el dolor y tenido pérdidas en nuestras vidas. Sin embargo, luego del abuso de estos depredadores, nos encontramos cuestionándonos cosas como “cuando murió mi madre estaba destruido. Con el transcurso de los días, el dolor se convirtió en una melancolía que me acompañaba durante el día pero que no era incapacitante, sentía la presencia de mi madre también. ¿Por qué ahora no puedo sacarme esta presión constante en el pecho y la cabeza? ¿Por qué mientras estoy trabajando vuelven a mí los recuerdos de sus burlas cuando se fue y pierdo la concentración? O también “superé una operación/enfermedad delicada, soporté el dolor y las intervenciones con dignidad y esta situación es tan dolorosa que me está poniendo de rodillas ¿Hay algo malo conmigo?”. No, tu no estás enfermo mentalmente (esos pensamientos son restos de la erosión identitaria y del “gaslighting” de tu ex pareja , familiar o amigo sociópata). Duele mucho física y mentalmente. Hay causas biológicas, psicológicas y sociales  para ese sentimiento. Digamos que te han golpeado en todos los flancos. Vamos por orden:

  • En la etapa de idealización él/ella llevó a cabo un proceso llamado “totalización”. Tú creíste en que te habías vuelto el centro de su vida, te sentiste halagada/o y te abriste como con ninguna otra persona. En realidad, el narcisista estaba metiéndose en cada rincón de tu cuerpo y tu cerebro, creando imágenes que no pudieras olvidar (emociones, canciones, paseos, libros) y que siempre asociaras a él. (Tal es así que muchos sobrevivientes no logran volver a pasar por ciertos barrios, comer ciertas comidas o escuchar algunas melodías porque les disparan una cascada de pena incontrolable). En paralelo te estaba enganchando con mucho sexo y contacto físico que luego en la fase de devaluación alternaba con alejamiento creando una adicción hormonal (hablamos de este ciclo oxitocina/cortisol en la entrada de la dependencia bioquímica). Cuando te abandona repentinamente (o tú lo haces porque te hiciste consciente de su abuso) el cuerpo entra en un estado de shock de abstinencia (sí, igual que con las drogas y el alcohol) que te traerá todo tipo de dolencias físicas y confusión mental. Esta etapa va cediendo en la medida que logres el contacto cero con tu ex. No obstante, el proceso de totalización psicológica que ejerció sobre ti, hace que sientas un vació muy grande e indiferencia por las cosas que antes te gustaban. Esto tarda más tiempo en ser superado (consulta la entrada para acelerar el proceso de recuperación)
  • El abuso prolongado lleva muchas veces a desarrollar un trastorno de estrés post traumático complejo (es una variante al trastorno de estrés post traumático que suele diagnosticarse luego de un accidente o asalto violento en cambio el complejo se da cuando la situación es prolongada en el tiempo: hogares violentos, abuso psicopatico o narcisista o personas secuestradas). Hay muchos neurólogos que han demostrado que es tal el desbalance bioquímico inducido por estas situaciones traumáticas que partes de la neo corteza y del hipocampo empiezan a evidenciar cambios físicos por lo que están impulsando la idea de que no es una enfermedad sino un traumatismo cerebral (una herida que te han hecho, como si te rompen la mandíbula de un puñetazo). ¿Y te parece que no te iba a doler? ¿Te sientes culpable porque te encuentras peor que cuando perdiste tu empleo o cuando tu tía enfermó? No, no eres mala persona. Esto duele a todos los niveles. Con la enfermedad de tu tía puedes racionalizar la situación (“ahora le darán quimio y se pondrá bien”), con el paso de un psicópata o narcisista en tu vida no puedes encontrar la más mínima lógica en esta realidad perversa a la que te arrastraron. Afortunadamente el TEPT complejo se trata exitosamente con terapias cognitivas que apuntan a crear nuevas redes neuronales que desplacen a las traumáticas (imagina que te forzaron a hacerte un tatuaje, tienes dos opciones…puedes con laser dejarlo de color piel o hacerte otro encima que te guste). Utilizando otra metáfora “hay que re escribir tu software mental” y volverás a sentirte pleno. Aquí tienes un enlace muy claro al respecto http://www.rcpsych.ac.uk/healthadvice/translations/spanish/tept.aspx
  • A otro nivel la traición y la injusticia de ver que el/la narcisista ha mentido sobre ti y le creen, que el/ella siguen engañando a otros sin límites, que ellos progresan en el trabajo y tu estás sin empleo (cuando el psicópata logró por medio de mentiras que pierdas tu puesto) es motivo más que suficiente para que sientas un dolor indescriptible. Te autocastigas pensando que deberías soportarlo con dignidad ya que después de todo ha habido muchas injusticias y traiciones en la historia (podríamos llenar hojas y hojas con ellas). Tienes derecho a sentirte pésimo por la falta de justicia, que otros no la hayan tenido no hace más que agregar vergüenza a la historia de nuestro planeta. De todas formas, muchos siguen pidiendo por un mundo más justo, victimas de accidentes de tránsito, de ataques terroristas, de violaciones, de abuso de autoridad, etc. Tal vez la búsqueda de una reparación o cierre justo es la emoción que más perdura en el tiempo. Es imposible resignarse. Habrá que aprender a convivir con ella o luchar por alguna causa que nos haga sentir útiles.

Quisimos mostrarte que no estás loco/a cuando sientes que este dolor va cediendo mucho más lentamente que otros dolores en tu vida. Ten esperanzas, desaparecerá. Hay muchos sobrevivientes que pueden dar fe de eso.  Queremos agregar algo más: considera este proceso como un viaje de autoconocimiento del que saldrás mucho más sabio, conocerás sutilezas de la naturaleza humana que muchos no entienden, podrás ser más sensible y compasivo con los que sufren (e implacable con los vampiros emocionales) y disfrutarás de cosas pequeñas que antes dabas por sentado. Piensa que estos viajes de superación están presentes en los mitos, en la literatura y en la mayoría de las grandes tradiciones religiosas del mundo (Buda y sus años de búsqueda en soledad, Ulises que descendió a los infiernos, Dante en la Divina Comedia, Jesús en el desierto, o las iniciaciones en los pueblos aborígenes donde los jóvenes suelen adentrarse solos en la selva y volver cuando hayan podido superar las pruebas). Estos relatos nos han acompañado desde siempre para darnos ánimo cuando nos adentramos (en nuestro caso, forzados) en lo desconocido de nuestras profundidades psíquicas;  y también nos aseguran que siempre habrá un retorno a la superficie con un mayor conocimiento de nosotros mismos, un renacimiento a la plenitud de nuestro ser luego de un viaje heroico. Tal vez pienses que exageramos un poco pero queremos que te veas como un héroe o una heroína en tu historia y no como la víctima de abuso a la que ellos quisieron reducirnos. Ánimo.

24/4/18

Cómo sobrevivir con una madre narcisista

Cómo sobrevivir con una madre narcisista

Cómo sobrevivir con una madre narcisista

¿Tu madre piensa en sus necesidades por delante de las tuyas? Consciente o inconscientemente, una madre narcisista puede perjudicar a la autoestima de su hijo, sin mencionar que podría no conseguir sus necesidades. Si es tu caso, puedes superar su comportamiento emocionalmente ausente y desarrollarte como un individuo fuerte.

wikihow.com

Pasos

1.- Ten lástima por el hecho de no haber tenido una madre de verdad. Una madre verdadera pone las necesidades físicas y psicológicas de su hijo por delante de todo. Si vives con una madre narcisista, es probable que sus necesidades sean lo primero.

  • No trates de descubrir por qué. En algunos casos, tu propia madre ha sido víctima de una madre narcisista u otro tipo de abuso. En otros casos, es posible que tu madre nunca haya madurado y no se dé cuenta de que el mundo va más allá de ella. De cualquier forma, es su problema, no tuyo.
  • No trates de pensar en situaciones hipotéticas. Te ha tocado una madre así por algún motivo. No debes castigarte, sino inspirarte para crecer. Pensar en qué habría sucedido si tu madre fuera diferente sólo hará que la situación sea más dolorosa.
  • Pasa por el proceso de lástima. Finalmente te has dado cuenta de que tu madre no va a cambiar y que sólo piensa en ella misma. Date tu tiempo para poder recuperarte.


2.- Evita tratar de cambiarla. Quizás pienses que si tienes un mejor comportamiento o sacas matriculas de honor, se dará cuenta de lo que vales y se sentirá orgullosa. No has hecho nada malo, pero desafortunadamente, cualquier acción de grandeza se malgastará con ella.


3.- Obtén un fuerte apoyo. Dependiendo de tu edad, rodéate de gente que te ame y se preocupe por ti. Si aún vives en casa, podrían ser tus amigos, y si eres adulto, puedes apoyarte en tu pareja.

  • Si eres adulto y tienes hijos, no uses su amor como apoyo. Aunque quieras volcarte en tus hijos cuando tu madre te falle, detente y organiza tus emociones. Los niños podrían no entender el mensaje que quieres darles y pueden preocuparse de que te vuelvas igual que tu madre.
  • Si tienes problemas con conseguir apoyo, consulta con un terapeuta que pueda sugerirte un grupo con personas similares a ti.


4.- Distánciate de tu madre. Aunque suene muy difícil, permanecer a su lado puede hacer que sea más difícil curarte.

  • Si aún vives en casa, evita acercarte. Las personas narcisistas suelen ir tras la gente que se aleja para obtener atención. Si le prestas atención, todo volverá a ser como antes. Trata de tener el mínimo contacto con tu madre y considera su comportamiento como algo divertido sin ninguna consecuencia grave en tu vida.
  • Múdate lejos de casa. El contacto limitado será lo mejor para ti, especialmente si viven en ciudades diferentes. Si hablar por teléfono con ella te entristece, llama sólo cuando estés mentalmente preparado para afrontar la situación. No permitas que te coja desprevenido y arruine tu día.
  • Mantén un nivel de contacto que te sea agradable. Si la única manera de que te recuperes por completo es abandonar la relación sin mirar atrás, adelante. Aunque algunas personas se sienten culpables y sienten la necesidad de volver a ayudar a su madre narcisista de manera financiera. Si no te hace sentir mal, puedes ayudarla. Recuerda, no es sobre ella, es sobre curarte y seguir con tu vida.  


Consejos

  • Ser hijo de una madre narcisista puede ser muy dañino y requerir terapia profesional y la ayuda de un grupo de apoyo.
  • Recuerda que eres una persona que merece la pena cuando sientas que tu madre te rechaza.


Advertencias


Si sientes que tu madre reniega de ti hasta el punto en el que podrías estar en peligro, llama al número de emergencia de tu zona o a otra persona que pueda ayudarte.

22/4/18

6 señales de que fuiste criado por un padre o madre narcisista [22-4-18]


6 señales de que fuiste criado por un padre o madre narcisista

6 señales de que fuiste criado por un padre o madre narcisista

El trastorno narcisista está dentro de los desórdenes de personalidad descritos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, algo así como la “Biblia” de los expertos en salud mental.

De acuerdo a este libro y a los eruditos en el tema, los narcisistas son personas que tienden a tener un sentido exagerado de la autoestima y la base de su identidad está en los halagos y aprobación de los demás. Asimismo, sus relaciones íntimas son superficiales y se centran principalmente en cómo las demás personas reflexionan sobre ellos, con poca o ninguna empatía por las otras personas. Aunque creen ser mejores que los demás, también son propensos a avergonzarse profundamente cuando son criticados o cometen errores.

La terapeuta fundadora del Centro de Terapia Cognitiva de Nueva Jersey y autora del libro Disarming the Narcissist: Surviving and Thriving with the Self-Absorbed (Desarmando al narcisista: Sobreviviendo y prosperando con la auto-absorción), Wendy Behary, indicó al diario electrónico The Huffington Post, que se estima que menos del 1% de la población es completamente narcisista, pero de este porcentaje, se presume que apenas entre un 2 y 16% ha acudido a un profesional para solucionar su problema y si lo hacen, generalmente es porque sus seres queridos le han pedido que lo hagan o porque arriesgan perder una relación, su carrera u otros privilegios.

Sin embargo, Behary explica que un niño cuyo padre o madre es narcisista difícilmente le exigirá a éste que se trate. Es más, ellos ni siquiera se dan cuenta que están siendo criados por un narcisista, hasta que piden ayuda profesional debido a sus propios problemas psicológicos y, cuando ya son adultos.

Behary dice también que hay un amplio espectro de variedades y síntomas dentro de los narcisistas, por lo que no siempre es algo fácil de identificar.

La profesional junto a su colega, el psicólogo Craig Malkin, autor del libro Rethinking Narcissism: The Bad — And Surprising Good — About Feeling Special (Repensando el narcicismo: Lo malo -y sorprendentemente bueno- de sentirse especial), revelaron 6 señales de que eres o fuiste criado por un padre narcisista, y cómo se puede romper este ciclo.


1. Eres demasiado correcto y siempre dejas de lado tus necesidades


Los especialistas señalan que un padre narcisista pisoteará a toda su familia con tal de cumplir sus propios deseos, sin pensar mucho en lo que necesita el resto. Por esto es que algunos hijos adultos de narcisistas son demasiado correctos y hacen lo imposible para asegurarse de que nadie los perciba de esta manera.

Por otro lado, pueden haber crecido toda su vida con padres que les decían o demostraban que sus necesidades no importan. Como sea, el resultado es el mismo: Estas personas dejan que la gente los pisotee porque no están en contacto con lo que necesitan, ni saben cómo expresarlo.

“No son capaces de decir: ‘Me importa’, y ‘tengo necesidades’, porque eso suena narcisista”, explicó Behary, añadiendo que “alguien que lucha muy duro para no ser un padre narcisista termina siendo pisoteado”.

Malkin reafirmó esta situación: “He visto a pacientes cuyos padres les hicieron sentir enfermos, locos, o egoístas por expresar la más básica de sus necesidades. Uno de mis clientes se sentía tan inútil y asustado, que siendo adulto sufrió de pesadillas y se sentía un cobarde ante cualquier figura de autoridad porque le recordaba a su padre abusivo”.

Por lo mismo, los especialistas recomiendan que si te sientes de forma similar, aprendas todo lo que puedas sobre el narcisismo para que así puedas identificar los mensajes disfuncionales con los que creciste y empieces a trabajar contra éstos.

“Si me encuentro con alguien criado por un padre narcisista, o si sospecho que ese podría ser el caso, es muy importante para mí asegurarme de que entienden el narcisismo en todos sus colores. Así, averiguamos juntos qué tipo de narcisismo tiene su padre o madre, pero aún más importante, tenemos que buscar la parte de ellos que se perdió en el camino”, señala Behary


2. Temes ser narcisista


No todas las personas criadas por padres narcisistas se vuelven súper correctas, algunos niños ven que la única manera de evitar el ridículo y los ataques es ser tan narcisistas como sus padres, y con los años, esta táctica de supervivencia se convierte en la forma en que esa persona ve el mundo, indican los especialistas.

Los adultos que crecieron de este modo, pueden ser propensos a insultar a otros por el miedo -enraizado en la infancia – de que si no muestran fuerza, podrían ser aplastados, explicó Malkin.

“Los niños extremadamente tenaces, más extrovertidos desde el nacimiento, a veces se convierten en narcisistas porque caen en el juego de ‘si no puedes con ellos, úneteles’”, añadió el terapeuta.

Si es tu caso busca ayuda profesional para salir de esos patrones de comportamiento abusivo, especialmente si tienes pareja y/o niños.

“Los niños hijos de narcisistas que se encuentran insultando y atacando no carecen de esperanza, pero tienen que subirse las mangas y trabajar duro emocionalmente. Necesitan sentirse cómodos expresando sentimientos vulnerables como la tristeza, la soledad, el miedo, y el sentirse abrumado con sus seres queridos”.


3. Eres implacablemente competitivo, o eres resentido, con tu hermano/a


Los terapeutas explican que los narcisistas tienen problemas con los límites personales y ven a otras personas como extensiones de sí mismos. En las familias con varios hijos, el comportamiento narcisista se puede reflejar de diversas maneras. Por ejemplo, cuando un niño recibe mayor atención, elogios y apoyo, también está bajo mayor presión. Otro chico, en tanto, puede ser el blanco de culpa y vergüenza de los padres, y se le muestra que no hace las cosas bien como su hermano.

Behary y Malkin indicaron que ambas proyecciones son dos lados diferentes de la personalidad de un narcisista. De este modo, el “niño modelo” y el “chivo expiatorio” tendrán dos infancias muy diferentes, y esto los enfrenta uno contra el otro, incluso en la edad adulta.

Si eres el niño elegido, es posible que te moleste que tu hermano estuviera bajo mucha menos presión que tú. Pero si eres el chivo expiatorio, es posible que no toleres que tu hermano siempre recibiera todos los elogios y tú ninguno.

Debes entender que un narcisista enfrenta a la gente unos contra otros a propósito, para servir a sus propias necesidades, y esta dinámica no fue tu culpa ni la de tu hermano.

“A la gente extremadamente narcisista le encanta poner a la gente en pedestales, casi tanto como les gusta a ellos estar en uno”, señala Mankin, añadiendo que ellos creen que la gente perfecta no decepciona, y por eso la idolatran porque así no estarán preocupados de que los decepcionen o hieran. Y con los “chivos expiatorios” pasa lo mismo, porque el narcisista ve que nunca tendrá que preocuparse por esperar demasiado y decepcionarse, ya que en realidad no espera nada de esa persona.

Pero Behary, dice que no todo está perdido en estos casos. “Ellos (los hermanos) pueden llegar a sentirse muy unidos entre sí”, debido a que los une algo común: sufrieron por un padre o madre narcisista.


4. A veces, has sentido que fuiste más la pareja de tu padre o madre, que su hijo

Cabe aclarar que no todos los narcisistas buscan ser el centro de atención o son temerarios. Según Behary y Malkin, algunos exigen atención jugando a ser siempre la víctima o describiendo sus problemas como si fueran más importantes que los de los demás. También pueden tratar de controlar las acciones de las otras personas amenazando con dañarse a sí mismo o victimizándose constantemente.

Quienes fueron criados por este tipo de narcisista pueden pasar toda su infancia socorriendo a sus padres o tratando de mantener la paz para que nadie resulte herido.

Behary cuenta que algunos de sus pacientes decían sentirse más el esposo de la madre o padre que el hijo, porque tuvieron que siempre darle más apoyo emocional a sus padres del que les correspondía como niño. O bien, sentían que sus vidas giraban alrededor de sus padres para contenerlos emocionalmente y evitar conflictos familiares.

La profesional explica que cuando los niños deben atender los dramas emocionales de los padres, tienen que renunciar a sus propias necesidades de la infancia.

Si es tu situación, la profesional recomienda que te tomes el tiempo de reconocer al niño que aún vive dentro de ti, y le preguntes cuáles eran esas necesidades postergadas que tuviste y cuáles todavía están ahí. Behary dice que puedes apoyarte en fotografías de infancia, para llegar a reconocer cuáles fueron esas necesidades emocionales que no fueron cumplidas por tus padres.


5. Tu autoestima deriva únicamente de tus logros


Las personas criadas por narcisistas aprenden que la única manera de estar bien en este mundo es hacer lo que sus padres hacen y derivan su valor propio del rendimiento y sus logros.

Aunque puede que no tengan una autoestima tan baja ni sentirse tan abrumados por la vergüenza como un verdadero narcisista, pueden asumir comportamientos como la adicción al trabajo, porque ven que su rendimiento es lo único que los define.

“El niño hijo de narcisista se entera de que la única cosa que importa es lo que puede producir en el mundo, no sólo su propio pequeño ser. Esto es muy similar a cómo los narcisistas pueden ser”, comenta Behary.

Si te sientes identificado, trata de ser empático con tu padre, no al punto de sentir lástima, pero esto puede ser útil para entender los sentimiento, pensaientos y las decisiones de otra persona, incluso si no estás de acuerdo con ellos.

Behary ha mostrado que los narcisistas suelen sufrir intensamente porque las tácticas de supervivencia que aprendieron en la infancia los llevan a fracasar en múltiples aspectos de la vida adulta.

Si bien algunos investigadores creen que puede haber una base biológica que hace a algunas personas más vulnerables al narcisismo, otros están convencidos de que este trastorno de personalidad deriva de una compleja combinación de factores que incluyen la crítica y / o elogios fuertemente marcados en la infancia, lo que finalmente hace que el niño proteja su baja autoestima con una personalidad en apariencia muy fuerte.

Asimismo, según explica la Clínica Mayo, esto hace que algunos pequeños sean especialmente necesitados de halagos, admiración y adulación para sentirse normales, mientras que las críticas los destruyen demasiado.

“Me preocupo por los narcisistas. Trabajo con ellos porque sé que están sufriendo internamente”, dijo Behary.


6. No tienes sentido de ti mismo, tus deseos, necesidades o metas

Behary explica que un rasgo revelador de narcisismo es la grandiosidad, es decir, el pensamiento o sentimiento de que se es superior a los demás, incluso si no tienes logros que lo justifiquen. En este sentido, los padres narcisistas pueden verse a sí mismos como lo máximo, y si no es por su propio éxito, puede ser porque le encontraron sentido a vivir a través de sus hijos.

“Muchos niños hijos de narcisistas dirán: ‘No estoy seguro de cómo terminé en esta carrera porque nunca realmente supe lo que quería’. O, ‘Siempre sentí como si estuviera a punto de ser un reflejo de mi madre o padre en vez de ser yo mismo’”, comentó la profesional.

Ante esto, Behary indica que los padres con formas extremas de narcisismo pueden hacer que sus hijos adultos se sientan como extensiones de ellos. A veces, lo mejor es limitar el contacto con estas relaciones tóxicas, sobre todo si los padres no sienten que deban disculparse por el daño causado.

En este sentido, Malkin dice que hay tres señales por las que una persona adulta debe considerar dejar de ver a sus padres: Abuso, negación y psicopatía. Él dice que nadie debería tener que soportar el abuso emocional o físico, y si los padres no pueden reconocer que hay un problema, hay pocas posibilidades de que las cosas cambien.

Por otro lado, la psicopatía -que en este caso puede configurar un patrón de mentiras y manipulación despiadada- indica que los padres son incapaces de ponerse en el lugar del otro, careciendo de la habilidad de empatizar con los demás, e incluso de tener conciencia.

“Los abusadores son 100% responsables de su abuso, y sólo ellos pueden detenerlo. Hasta que lo hagan, las interacciones no estarán a salvo”, advirtió Malkin.

20/4/18

¿Por qué los empáticos se enamoran constantemente del ‘narcisista herido’?

¿Por qué los empáticos se enamoran constantemente del ‘narcisista herido’?

¿Por qué los empáticos se enamoran constantemente del ‘narcisista herido’?

conocermemas.com

Narcisistas y empáticos son de muchas maneras como caminos opuestos, así que cuando dos de ellos se involucran en una relación, puede ser un problema. Estar con un empático es como estar en el cielo para un narcisista, que se deleitará en la atención y amará a un empático con prodigiosidad, pero para un empático, puede ser una experiencia infernal que lleve a la angustia mental y emocional.

Si es un desastre para los empáticos, ¿por qué parecen tan atraídos por los narcisistas? Los empáticos son personas abiertas y cariñosas, que naturalmente quieren asumir el dolor de los demás y ayudarles a lidiar con él. Compasivos y con la habilidad de ponerse en el lugar del otro, llegarán al extremo para hacer las cosas mejores para los demás, aunque eso signifique sacrificar su bienestar.

También son profundamente compasivos y creen que en el fondo hay bien en todos los seres humanos.

Cuando se trata de narcisistas, a los empáticos les cuesta aceptar a estas personas porque son seres egoístas. En lugar de ello, se convencerán a sí mismos de que su comportamiento proviene de un lugar de dolor, generalmente debido a un trauma profundamente arraigado en el pasado. Los narcisistas son tomadores, que chupan todo lo que pueden de una persona sin sentir culpa o temer las consecuencias.

No tienen ningún problema en aprovechar la bondad del empático, que no reconocerá que les falta bondad o buenas intenciones.

Los empáticos tienden a ser malos en establecer límites de lo que es aceptable dentro de una relación y los narcisistas se aprovecharán plenamente de esto. Antes de que se den cuenta, tienen el control absoluto de su víctima, a quien pueden explotar y manipular todo lo que quieran.

Una vez que un empático está dentro de las garras del narcisista, puede ser difícil para ellos escapar. Son unos mentirosos patológicos, que dominan el arte del engaño y están bien versados en la práctica de métodos retorcidos para conseguir lo que quieren.

El abuso psicológico será un proceso gradual, con el empático que no tiene idea de lo que le está sucediendo cuando ese abuso comienza por primera vez. El narcisista se pintará a sí mismo como la víctima, y el empático se consumirá demasiado tratando de calmar y ayudar a su ser querido a través de su dolor, para darse cuenta de lo que está pasando.

Pero, ¿estos dos tipos de personalidades pueden encontrar un equilibrio? Aunque dicen que los polos opuestos se atraen, en este caso, es improbable que nunca funcione. La víctima se desgastará y finalmente se cansará de ser culpada constantemente por qué las cosas no están funcionando bien. Podrían pasar años, pero eventualmente, llegarán a un punto de no retorno cuando felizmente abandonarán la relación completamente.

Terminar una relación como esta no es una derrota, es un paso positivo para recuperar el control sobre una situación que siempre iba a terminar mal. Es importante recordar que permanecer en una relación insalubre con alguien tan tóxico nunca va a ser bueno para usted, ya que esta forma de abuso psicológico afectará su salud mental y física.