20/10/17

Estas son las razones por las que las hijas no amadas atraen narcisistas

Estas son las razones por las que las hijas no amadas atraen narcisistas


Estas son las razones por las que las hijas no amadas atraen narcisistas

conocermemas.com

Las hijas de madres que no las aman tienen muchos problemas que provienen de haber vivido un estilo de vida cruel. Por eso atraen a los narcisistas:

Vivir con una madre narcisista es posiblemente uno de los maltratos más horrendos que se le puede hacer a un niño, porque -dependiendo del espectro narcisista donde se encuentre nuestra madre- puede ser tan sutil que ni siquiera nos damos cuenta de que estamos siendo maltratados.

Como escribió una hija con una madre narcisista tan elocuentemente:

“Tan diferentes como [todas las hijas con madres narcisistas] son, tan variadas como nuestras situaciones, edades, recuerdos, grados de sufrimiento o deseo de desahogarse, las consecuencias de ser criadas por este tipo de madres con esa enfermedad mental son esencialmente universales”.

Es una abnegación del alma, y yo diría que el daño que causa es más insidioso que la mayoría de las otras formas de abuso infantil.

Es completamente invisible para todos, incluyendo para el perpetrador (que literalmente no puede ver lo que está haciendo) y para su víctima. El daño que causa es omnipresente; es vicioso, dolorosamente injusto y mutilante.

Ciertamente no sabía que este abuso estaba ocurriendo. Cuando mi hermana se fue de casa a los 15 años, aunque estuvo viviendo con una vecina, y oficialmente dejó la casa para no volver a ser vista a los 17 años, todo lo que podía pensar era: “¿Cuál es su problema?”

Nunca se me ocurrió preguntarme de dónde venía mi propia depresión, mi intento de suicidio y mis constantes pensamientos suicidas, y mi desorden alimenticio.

Tan sólo internalizamos el estrés, y pensamos que somos nosotras las que estamos equivocadas, que somos horribles, y que tal vez incluso que estamos locas. ¡Esto se ve aumentado por el hecho de que nuestras madres narcisistas, y nuestros padres que lo permiten, nos dicen que estamos locas! Tal vez no con muchas palabras (aunque muchas veces sí hay muchas palabras), pero cada vez que nos hacen gaslighting o “luz de gas” para decirnos que nuestra memoria y nuestras percepciones están equivocadas, están diciéndonos que estamos locas.

En mi última conversación con mi madre me dijo paternalistamente que tenía una muy buena imaginación – que yo me estaba imaginando todo lo que estaba diciendo.

Tal vez todavía pensamos que nuestra madre nos ama porque nos dice que nos ama, y no sabemos lo suficiente como para darnos cuenta de que normalmente el amor no se manifiesta con maltratos, ni es debilitante, ni negligente. Y por supuesto, nuestro entorno nos dice, alto y claro y una y otra vez, que nuestra madre nos ama, y que necesitamos amarla. Y por eso, nuestros amigos no entienden nada de esto, y eso también hace que lo aceptemos en solitario.

Ciertamente no sabía que este abuso estaba ocurriendo. Cuando mi hermana se fue de casa a los 15 años, aunque estuvo viviendo con una vecina, y oficialmente dejó la casa para no volver a ser vista a los 17 años, todo lo que podía pensar era: “¿Cuál es su problema?”

Nunca se me ocurrió preguntarme de dónde venía mi propia depresión, mi intento de suicidio y mis constantes pensamientos suicidas, y mi desorden alimenticio.

Tan sólo internalizamos el estrés, y pensamos que somos nosotras las que estamos equivocadas, que somos horribles, y que tal vez incluso que estamos locas. ¡Esto se ve aumentado por el hecho de que nuestras madres narcisistas, y nuestros padres que lo permiten, nos dicen que estamos locas! Tal vez no con muchas palabras (aunque muchas veces sí hay muchas palabras), pero cada vez que nos hacen gaslighting o “luz de gas” para decirnos que nuestra memoria y nuestras percepciones están equivocadas, están diciéndonos que estamos locas.

En mi última conversación con mi madre me dijo paternalistamente que tenía una muy buena imaginación – que yo me estaba imaginando todo lo que estaba diciendo.

Tal vez todavía pensamos que nuestra madre nos ama porque nos dice que nos ama, y no sabemos lo suficiente como para darnos cuenta de que normalmente el amor no se manifiesta con maltratos, ni es debilitante, ni negligente. Y por supuesto, nuestro entorno nos dice, alto y claro y una y otra vez, que nuestra madre nos ama, y que necesitamos amarla. Y por eso, nuestros amigos no entienden nada de esto, y eso también hace que lo aceptemos en solitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario