16/4/18

Los psicópatas: depredadores emocionales

Los psicópatas: depredadores emocionales



Los psicópatas: depredadores emocionales

La psicopatía. Una lógica muy distinta a la común.

ciudadanodiario.com.ar.-Por Mariana Lucero

Es posible que mucha gente haya tenido contacto o vinculación con algún psicópata, en su pareja, familia o trabajo, a lo largo de su vida. En general son personas entusiastas cuando están detrás de su necesidad especial. Después, la ira se presenta cuando se frustran, cuando no pueden conseguir su objetivo.

¿Quiénes son presa fácil de estos depredadores?

Las personas débiles, emocionales y fácilmente dominables. Son personas que ya han sufrido los efectos nocivos de otro psicópata (pareja, padres, hermanos), situación que los hace más vulnerable a caer en sus redes.

Un psicópata no es empático, no se pone en el lugar del otro. Ve a las personas como cosas, simples objetos para su utilidad.

La psicopatía es una manera de ser, no es una enfermedad, por lo tanto, no es algo que pueda “curarse”. La mayoría de las conductas son adaptadas y sólo en un pequeño porcentaje se muestran como psicópatas y no con cualquier persona. Por lo general, pasan desapercibidos.

Se los suele llamar Bifrontes, por tener dos caras. Algunos son gentiles, amables, tienen el “don de gente”, son seductores, hasta fascinantes. Pero en su hábitat (hogar, con su pareja o familia) muestran su verdadero rostro.

Sus actos van desde el maltrato común, psicológico o físico, degradar hasta vulnerar la autoestima, hasta estafas, robos y hechos antisociales marcados, criminales, violadores, pedófilos, etc.

Cuando las víctimas logran romper el círculo psicopático, deben recibir ayuda terapéutica psicológica para poder comprender del todo la situación en la que han estado sometidas durante tanto tiempo. Mantener el “contacto cero” con estos expertos en camuflaje, es uno de los puntos cruciales de la terapia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario